La Física

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Física (del griego physikos, de physis = naturaleza) se menciona clásicamente diciendo que es «la ciencia que estudia las  propiedades de los cuerpos y las leyes relativas a los cambios de su estado o su movimiento, siempre que no se altere su naturaleza», ya que en otros enunciados más modernos resultan en general poco explícitos, sobre todo para quienes no tienen suficiente preparación en la especialidad, como por ejemplo el que enuncia: «Física es la ciencia que estudia la energía«, cuyo significado resulta más comprensible si se agrega: «en sus diversas formas y manifestaciones, una de las cuales comprende la propia masa de los cuerpos» 

Aunque el origen de la Física puede considerarse simultáneamente con el comienzo de la civilización humana, dadas las aplicaciones prácticas de algunos de sus conocimientos fundamentales, utilizados en la construcción de edificios (templos, palacios, fortalezas) y de mecanismos (armas de guerra, instrumentos de trabajo, etc.) comenzó a desarrollarse esta ciencia como tal, por medio de su rama más antigua (la Mecáni­ca), aproximadamente a partir de los escritos de Arquímedes sobre flotación y palancas (200 años A.C.), y solamente alcanzó su ma­durez formal cuando Sir Isaac Newton (1642-1727), formulando las leyes relativas a la gravitación y al movimiento, le proporcionó los fundamentos teóricos necesa­rios a ese núcleo de la Física que es la Mecánica, como más adelan­te puede observarse.

Establecida la Física Clásica o Newtoniana, su estudio ha con­tribuido de manera importante a los grandes avances tecnológicos observados desde entonces hasta nuestros días en la sociedad hu­mana, puesto que aun las ramas más modernas, como son: la Físi­ca Relativista, creada por Albert Einstein (1879-1955), a partir de su Teoría de la Relatividad, que considera la inexistencia de siste­mas absolutos de referencia y de­fine el tiempo como una cuarta dimensión, y la Física Cuántica, que gráficamente puede designar­se como Física Atómica, cuyo in­terés se refiere específicamente a las partículas atómicas, tienen su fundamentación en la Mecánica Clásica, y por lo tanto, para su estudio se requiere el conocimiento de esta última.

Entonces, puede concluirse que siendo la aplicación de los cono­cimientos de la Física efectuada en un campo muy grande, desde los más enormes y lejanos cuerpos celestes que forman nuestro Uni­verso (Macro-física o Astrofísica) hasta las más pequeñas partícu­las que pueden considerarse den­tro de una estructura atómica (Mi­cro-física), y comprendiendo el análisis de fenómenos desde los más elementales como: la caída de un cuerpo, el reflejo de un ra­yo luminoso, la propagación de un sonido, etc., hasta los más com­plejos corno: los movimientos de los astros, la radioactividad de al­gunos elementos, la fisión nuclear, etc., su importancia resulta vital para el progreso y bienestar de la humanidad, puesto que presenta infinidad de aplicaciones tecnoló­gicas, de las cuales solamente pue­den ser mencionadas algunas co­mo las siguientes:

Los medios mecánicos de lo­comoción y transporte, desde los más elementales y rudimentarios como la carreta o carretilla y la bi­cicleta, hasta los Más modernos como los aviones super-jets y los módulos lunares, pasando por las locomotoras, máquinas de gasoli­na o diésel, buques de vela y de vapor, globos y dirigibles, etc.

Los medios de comunicación: telégrafos acústicos, ópticos y eléc­tricos, radio, teléfono, cinemato­grafía, radar, televisión, micro­ondas, satélites, etc.

Los medios de producción, desde los instrumentos más sencillos: martillos, cuchillos, clavos, etc., hasta las maquinarias más impre­sionantes y complicadas como computadoras, incluyendo los diferentes ti­pos de maquinaria utilizada en las industrias y en la construcción.

También las armas de guerra, desde el arco y la flecha, la honda y la ballesta, el rifle, el cañón, el mortero, la ametralladora, los tan­ques, las bombas, incluyendo la atómica, de hidrógeno, etc., son resultado de aplicaciones de la Fí­sica, que también se pueden uti­lizar para el bienestar humano cuando se les proporciona otras formas diferentes, ya que los co­nocimientos científicos en sí son benéficos y sólo resultan malignas aquellas aplicaciones tecnológicas que los propios humanos crean para destruirse entre sí.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Sobre Gustavo Zimbrón 176 artículos
Apasionado por la programación y la tecnología, me gustan los retos y aprender siempre cosas nuevas.
Subscribe
Notify of
guest
1 Comentario
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

[…] concluido ya, según todos los razonamientos anteriores que la Física es aquella ciencia dedicada al estudio de la energía en sus diferentes formas o […]